dissabte, 6 de març de 2010

Las curvas son saludables.

El diario Público se ha hecho eco de un reciente estudio publicado en el International Journal of Obesity, según el cual, tener caderas, trasero y muslos anchos es saludable.

Según el informe, la grasa acumulada en la zona de las caderas, glúteos y muslos es beneficiosa, puesto que contiene un agente anti-inflamatorio que impide que las arterias se obstruyan, al contrario que la grasa acumulada en el abdomen, relacionada con enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Esto es debido a que la quema rápida de grasas libera una gran cantidad de citocinas, las cuales han sido relacionadas con enfermedades cardiovasculares, la resistencia a la insulina y la dibetes. Sin embargo, la grasa de la zona de las caderas es mucho más difícil y lenta de eliminar, por lo que en su lugar, al descomponerse libera adiponectina, que protege las arterias y mejora el control del azúcar en sangre y la quema de grasa.

Tener muy poca grasa puede causar problemas metabólicos, como el Síndrome de Cushing, pero no se puede extraer de este estudio que engordar sea beneficioso, sino que la garsa en la zona de las caderas y piernas es menos dañina que la abdominal, pero siempre ha de mantenerse dentro de unos parámetros por debajo de la obesidad.